EL MILAGROSO RETO FITNESS DE 12 SEMANAS QUE TRANSFORMÓ A UN HOMBRE DE 46 AÑOS

Padre de 3 hijos y ex aficionado a la actividad física, el británico Ben Jackson se sometió a una exigente prueba que le cambió completamente el cuerpo. Cómo fue la rutina con la que en tan solo 3 meses bajó casi 8 kilos y pasó a tener 9% de grasa corporal. Durante su juventud, Ben Jackson mantuvo una vida abocada a seguir un camino saludable. La actividad física ocupaba gran parte de sus días. Pero con el transcurso de los años, por el desgaste de la rutina diaria y la falta de tiempo, aquellos hábitos fueron quedando de lado. milagroso

Amante de las tartas y de las cerezas, este hombre de 46 años, padre de 3 hijos y oriundo de Warrington (Inglaterra), creía que a su edad ya era muy complejo cumplir el deseo de volver al fitness y recuperar el estado físico que alguna vez tuvo. Sin embargo, se sometió a un plan de entrenamiento que lo reencontró con su aspecto juvenil. milagroso

A pesar de la baja resistencia que tenía, Jackson decidió aceptar el reto de aventurarse en un viaje de acondicionamiento propuesto por la marca nutricional Myprotein: “Mi objetivo era bajar de peso, pero también quería volver a un buen nivel fitness”. Argumentó. milagroso

Siguiendo una rutina de ejercicios acompañada de una dieta estricta, los resultados al cabo de 12 semanas son milagroso extraordinarios:

Logró reducir siete kilos y medio en tres meses y pasar del 20% de grasa corporal a tan solo el 9%.Su caso rompe con algunos mitos: Conseguir un cuerpo tonificado en un periodo tan acotado de tiempo es posible, e incluso lo es para quienes hayan pasado la barrera de las cuatro décadas, algo que puede relacionarse como impedimento: “Muchos hombres de más de 45 podrían pensar que ya es demasiado tarde para emprender un viaje ‘fitness’ debido a que su cuerpo está fuera de forma o que no tienen la misma resistencia que antes. Pero no es así, todo el mundo puede” confesó.

Reformuló su dieta y se sometió a un estricto régimen (Myprotein) ¿Cómo lo hizo? Primero, Jackson siguió un estricto plan de nutrición y se mantuvo lejos del alcohol. Se deshizo de las barritas de chocolate y bebidas energéticas para hacer seis comidas más pequeñas y sanas al día, que consistían en huevos cocidos o escalfados, pechuga de pollo a la parilla o al horno, jamón y pescado blanco a la plancha, siempre acompañados con verduras.

Y entre cada una de estas comidas, ingería una fruta o consumía batidos de proteínas. Así pasó de los 86,5 kilos que dio en la balanza al comenzar la prueba, a los 79 kilos finales.

La práctica física también fue exigente. Acudió cinco veces por semana al gimnasio, trabajando íntegramente en la musculatura en cada sesión. Durante el proceso fueron midiendo su tasa metabólica basal, y el gasto energético diario. Además, calcularon sus requerimientos de proteína, carbohidratos y grasas.

En el esfuerzo y la aspiración yace el secreto del radical cambio. Para inculcar el hábito de seguir métodos sanos, Jackson dejó su mensaje alentador: “Espero que mis resultados inspiren a otros hombres y que todavía puedan reinventarse física y mentalmente, independientemente de su edad. Al final vale la pena. Las ventajas son evidentes.

Compartir

Comentarios