UNA HIERBA QUE HACE MILAGROS

El diente de león es una hierba que crece en su mismo jardín, para muchos es muy molesta, sobre todo si cuida mucho de su pasto, pues lo ven como una maleza, esta hierva puede crecer donde sea. Es una planta que nos regala muchos beneficios.

Esta hierba llama mucho su atención por las hojas dentadas, ásperas y dura que tiene y por su flor, esta flor es de color amarillo y circular, el sabor amargo que tiene en sus hojas quiere decir que es muy bueno en fitonutrientes, el cual tiene beneficios para el hígado, y nos ayuda mucho a eliminar toxinas de nuestro cuerpo.

Si va a consumir esta planta que no sea en exceso ya que puede provocar alergias, eczemas, acidez, molestia en el estomago o diarrea, los tallos frescos pueden llegar a causar intoxicación en los más pequeños

Remedios naturales.

Para combatir el herpes.

Preparación:

Mezcle 1 cucharadita rebosada de raíces de polvo por cada taza de agua.
Hierva 5 minutos.
Tome de 2 a 3 tazas en el día.
Para calmar la inflamación.

Haga una decocción y mezcle 1 porción de raíz de diente de león, otra de raíz de malvavisco y ½ de regaliz.
Hierva por 5 minutos.
Tome 1 taza 2 veces al día.
Para combatir la celulitis.

Haga una infusión y mezcle hojas de diente de león y ortiga, y tome una taza al día.
Infusiones.

Para el colesterol.

Ponga a hervir 100 gramos de hojas de diente de león en 1 ½ de agua y tómelo 3 veces por día.
Para el hígado.

Se ponen a hervir 100 gramos de raíces de diente de león en 1 litro ½ de agua. Tome 3 vasos de esa agua en el día.
Contraindicaciones.

Puede que haya efectos secundarios, obstrucción de las vías biliares, y en personas que tengan cálculos biliares hay que tomar más precaución en lo que se va a tomar, y la tintura de la planta tiene muy alto nivel de alcohol, se tiene que evitar en el embarazo y la lactancia. Hable con su médico para que la pueda orientar.

 

Compartir

Comentarios